top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge Alonzo

FUCREA evaluó muy negativamente el ejercicio 22/23, explicado por las consecuencias de la sequía

El ingreso de capital promedio de las empresas CREA ganaderas alcanzó los 77 US$/ha. Este indicador, que resulta de analizar 210 empresas con sistemas de cría, ciclo completo, ciclo incompleto e invernada, es uno de los más bajos de la serie histórica. Durante el ejercicio 22-23, se presentaron tres eventos negativos a la vez: una de las secas más grandes de los últimos 50 años, una reducción de precios superior a 30% (entre inicio y fin de ejercicio) y una disminución del valor del dólar de 13%. Esta combinación de factores determinó uno de los peores resultados de la serie histórica.

El indicador utilizado en CREA para comparar el resultado económico de las empresas es el ingreso de capital (IK), el cual expresa la diferencia entre la producción bruta y los costos incurridos para obtenerla, para determinados recursos disponibles.

Este indicador no contempla el costo de la tierra, ni el costo del capital necesarios para producir. Sería el resultado de la empresa asumiendo que toda la tierra y todo el capital usado no tienen costo.

Con este ingreso de capital, las empresas deberían remunerar la tierra y el capital que utilizan. Desde este enfoque, a largo plazo, las empresas deben generar ingresos suficientes para pagar la renta de la tierra que usan (a precio de mercado) y un retorno sobre el capital invertido similar a su colocación financiera (costo de oportunidad), como una forma de medir su competitividad dentro del sector en el cual se desempeñan.



La renta media de la tierra ganadera, de acuerdo con su Índice CONEAT y a precios de mercado, se estimó en US$ 89 por hectárea y por año. Considerando un costo medio del capital del 5%, se estimó el costo del capital invertido, que equivale a un costo medio de US$ 31 por ha por año.

De acuerdo con estos supuestos, las empresas, en promedio, deben generar al menos US$ 120 por ha de ingreso de capital (IK) para remunerar la totalidad de los factores.

En el ejercicio 2022-2023, tan sólo el 19% de las empresas logra remunerar los factores de producción que utiliza, a precios de mercado.

Adicionalmente, las empresas ganaderas registraron fuertes pérdidas patrimoniales por la caída de valor del stock ganadero, que alcanzan cifras, en promedio, superiores a los 270 US$/ha.

Para el ejercicio en curso (2023-2024), se espera una producción física superior, asumiendo una recuperación de la producción forrajera de la mano de un efecto climático positivo, con precios que no logran repuntar. Se proyecta que el resultado sea similar al 2022-2023, mirando el ingreso de capital, pero sin las variaciones negativas que se dieron en el último ejercicio a nivel del valor del ganado.

Producciones de carne algo superiores, si el clima genera un diferencial positivo y las empresas logran captarlo, y algo menos de costos en alimentación podrían mejorar un 10-15% el resultado de este año que pasó. 

Como siempre decimos, existen oportunidades de mejorar y aprender de los demás, ahorrando costos de aprendizajes y permitiendo que las empresas del Movimiento CREA continúen a la vanguardia de la ganadería nacional. Invitamos a los productores ganaderos con ganas de compartir experiencias para el crecimiento de sus empresas que se sumen… “no me puedo dar el lujo de no estar en CREA”.

69 visualizaciones
Publicar: Blog2 Post
bottom of page