Buscar
  • Jorge Alonzo

La declaratoria de Emergencia, también a la actividad avícola, no deja tranquilos a los productores


Se anuncia un nuevo incremento de la temperatura con registros que podrían llegar nuevamente a 40 grados y ante esa predicción, el sector avícola toma recaudos, cuando aún no superó el shock provocado por la masiva muerte de gallinas productoras de huevos, en la zona avícola núcleo en localidades del departamento de Canelones.

Autoridades del la Direccion general de la Granja, constataron, en recorridas por los establecimientos, que los productores, no estaban preparados para la ola de calor y los tomó sin la infraestructura adecuada en materia de refrigeración de galpones donde se desarrolla la producción y con una alta carga que facilitó el stress calórico a los animales, que terminaron muriendo ante las altas temperaturas.

En los liugares donde la carga disminuyó consideablemente por la muerte de aves, ahora el riesgo será menor.

Por esas razones, lo del título: la declaratoria de Emergencia, también a la actividad avícola, no deja tranquilos a los productores del sector, ya que se anuncian nuevos picos de calor para los próximos días.

La medida oficial, fue adoptada tras las 200 mil aves muertas por la ola de calor y permitirá a los damnificados acceder a financiación para recomponer el sistema productivo

Las gallinas ponedoras fueron las más afectadas por la ola de calor, en algunos predios murió hasta el 50% de los animales.

Emergencia avícola en todo el país

Las autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) decidieron declarar el estado de emergencia avícola para todos los departamentos del país.

Esta medida surgió en el marco de una reunión de representantes del ministerio con miembros del Comité de Emergencia Agropecuaria.

Nicolás Chiesa, titular de la Dirección General de la Granja del MGAP, destacó que si bien no ha terminado el recuento de los daños, hasta este lunes los productores habían declarado 200 mil muertes.

Según se ha evaluado, la mayor cantidad de muertes se produjo en la categoría gallinas ponedoras. En algunas granjas las pérdidas de estos animales de producción de huevo alcanzan al 50%, indicó.

En el caso de las aves con destino a producción de carne, las pérdidas son muy menores, de entre el 1 y el 5% en algunos establecimientos.

"No estaban preparados"

La diferencia en la magnitud del daño se dio porque las gallinas ponedoras son más resistentes al calor y los productores habitualmente disponen de menores recaudos en cuanto a la ventilación, el acceso al agua fría, el sobre techo y la regulación de las cargas en las jaulas, explicó.

“El productor no estaba preparado para que esto ocurriera”, resaltó.

En las últimas horas Chiesa recorrió varios establecimientos en Canelones y, según contó, las pérdidas "son graves".


11 visualizaciones0 comentarios