top of page
Buscar

La investigación, la producción y la industria, analizaron un nuevo récord de producción de arroz

A pesar de los desafíos que impuso la sequía, el sector arrocero alcanzó un nuevo récord histórico de productividad en la zafra 2022-2023 y la variedad INIA Merín volvió a ser la más sembrada en todo el país, según los datos presentados por los molinos, productores y técnicos que asistieron al 19° Taller de análisis tecnológico-productivo de la zafra de arroz 2022-2023, organizado por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) en su sede de Treinta y Tres.

El inicio del evento que fue retransmitido en su totalidad por CharruaTV para los servicios de TV por Cable en todo el país, a partir de la transmisión del Canal de YouTube de INIA, estuvo a cargo del director de la estación experimental anfitriona, Ing. Agr. Walter Ayala, y del Ing. Agr. José Terra, director del sistema Arroz-Ganadería de INIA. Ambos agradecieron a la Gremial de Molinos Arroceros (GMA) y a la Asociación de Cultivadoresde Arroz (ACA) por acompañar con información los 19 años ininterrumpidos del taller.

“La continuidad marca la trayectoria y genera información de relevancia para mirar en perspectiva al sector”, destacó Ayala. Por su parte, Terra apuntó que “el objetivo de la actividad es que la información sirva para interpretar la zafra y conectar las decisiones de los productores y el uso de tecnología con los resultados del periodo. Eso sirve para las próximas zafras y para retroalimentar los planes de investigación del instituto”.

Condiciones climáticas y ambientales

A su turno, el Ing. Agr. Álvaro Roel, investigador del sistema Arroz-Ganadería de INIA, fue responsable de analizar las condiciones climáticas y ambientales generales del periodo. El experto indicó que “el alto nivel de horas de sol, el buen nivel de temperatura, el acortamiento del ciclo, la ampliación de la buena oferta climática de febrero a marzo, los muy cortos periodos de frío y las muy buenas condiciones de cosecha explicaron la buena productividad que se dio en esta zafra”.

A pesar del récord alcanzado, el investigador hizo énfasis en la encrucijada que enfrentan los productores actualmente, ya que las represas están vacías y es necesario que llueva, pero si las precipitaciones son abundantes puede atrasar la fecha de siembra, que es un elemento incidental en el rendimiento.

“Las bajas precipitaciones que tenemos ahora generan un riesgo muy alto en la acumulación de agua en las represas, es decir, lo que tendremos a disposición para la próxima zafra. A medida que nos acerquemos la primavera, si las precipitaciones aumentan de manera importante, vamos a bajar el riesgo de disponibilidad de agua, pero vamos a aumentar el riesgo vinculado a la fecha de siembra, que es un parámetro clave en la productividad”, explicó.

Las performance de los molineros

El taller continuó con las presentaciones de los representantes de los departamentos técnicos de los molinos Casarone, Coopar, Dambo, Adecoagro, Saman y Arrozal 33, quienes compartieron datos de la siembra y las variables de manejo, y resultados de la cosecha y de las variedades del periodo. Esta información fue resumida y presentada posteriormente por el Ing. Agr. Federico Molina, investigador del sistema Arroz-Ganadería de INIA.

Entre los datos más relevantes, que contemplan el 78% del área sembrada del país, Molina destacó que el rendimiento promedio fue de 9647 kilos por hectárea (kg/ha), superando el récord histórico alcanzado hace dos años con 9450 kg/ha. La zona este logró 9702kg/ha, el centro 9402 kg/ha y el norte 9617 kg/ha.

“En los últimos 20 años el rendimiento crece a razón de 100 kilos por zafra y en los últimos tres años hemos logrado superar los 9000 kilos/ha. Eso es bastante difícil de lograr, pero se puede combinando genética, tecnología y manejo”, subrayó Molina.

El comportamiento de las variedades

A nivel de variedades, INIA Merín volvió a ser la más sembrada del Uruguay con 61.909 hectáreas, que representan el 49,9% del área. Le siguieron Gurí INTA CL (21,7%), otras (13,6%), INIA Olimar (5,9%), INOV CL/FP (5,9%) e INIA Tacuarí (3%). En términos de productividad, Merín también lidera el podio con 9938 kg/ha y tras ella están Gurí INTA CL (9744 kg/ha), INIA Olimar (9626 kg/ha), INOV CL (9410 kg/ha); INIA Tacuarí (8781 kg/ha) y otras (8709 kg/ha).

Tras conocer los datos más relevantes del periodo, el Ing. Agr. Jesús Castillo, investigador del sistema Arroz-Ganadería de INIA, sintetizó las diez enseñanzas de la zafra que fueron mencionadas en el taller por los molinos y que estuvieron vinculadas al riego, al impacto de las condiciones climáticas, a la oferta de variedades y al uso de herbicidas y fertilizantes.

En materia de desafíos, Castillo apuntó que estuvieron vinculados con la tecnología y variedades disponibles, la sostenibilidad del sistema, la fertilización, el uso de nutrientes, la eficiencia en el uso del agua, la disponibilidad de conocimiento científico para la opinión pública y la búsqueda de certificaciones “naturales”.

Para finalizar, se convocó a dialogar a Juan Silva, vicepresidente de la ACA, a Daniel Gonnet, representante de la GMA y al Ing. Agr. José Terra, director del sistema Arroz-Ganadería de INIA, quienes intercambiaron las perspectivas, demandas y necesidades de los productores, los molinos y la ciencia de cara a la próxima zafra, con foco en la calidad, la sostenibilidad y la rentabilidad.

Los reconocimientos

Como broche de oro, un año más INIA Treinta y Tres otorgó reconocimientos a actores e instituciones vinculadas al rubro. El primero lo recibió el Ing. Agr. Santiago Ferrés, por su rol como técnico productor representante del Consejo Asesor Regional de INIA Tacuarembó y su buena disposición con el instituto, ya que en su predio hay módulos experimentales.

El segundo reconocimiento fue para el Ing. Agr. Ramiro Miraballes, por su rol en el equipo técnico de la empresa Casarone y su contribución histórica con INIA, facilitando la investigación de campo en la zona de Río Branco. El tercero fue para el Ing. Agr. Alberto Ruiz, por su extensa trayectoria en Comesaco y en la gestión del agua en la represa de India Muerta, así como en las actividades de transferencia de riego y drenaje del sector.

Finalmente, se hizo una distinción póstuma a Hugo Manini Ríos, que fue entregada a su familia, por su rol como productor referente, exdirectivo y presidente de ACA, con extensa vinculación con INIA Treinta y Tres desde sus inicios.

Fuente INIA




コメント


Publicar: Blog2 Post
bottom of page